Inicio / Nosotros / Misioneras

Misioneras

Nuestro Señor siempre ha sido sabio, y aunque el mundo se empeñe en dividir a los pobres de los ricos, a los sanos de los enfermos a los virtuosos de los lentos, el nunca abandona a los suyos, tarde o temprano según su tiempo, el mostrará su voluntad y enaltecerá a los que han sido despreciados y olvidados, y lo hará a través de las manos generosas de aquellos que le aman y  se ponen a su servicio . ” L.D.G.

La comunidad misionera del Corazón Redentor de Cristo se fundó en Costa Rica en el año de 1995. La misión no tiene otro sentido que ser apoyo generoso para nuestros hermanos más abandonados y gracias  a este desprendimiento, realizar nuestra alma y lograr la felicidad cumpliendo la voluntad de Dios “amaos los unos a los otros como yo los he amado”.

Siempre orantes, nuestra labor principal y que ocupa la mayor parte de nuestro tiempo esta en los campos de misión, el cuidado de los niños y adultos discapacitados en abandono, es exigente y si se quiere desgastante, solo con la ayuda de Dios es posible vencer nuestra debilidad humana, y tolerar las  renuncias que deben hacerse para suplir las necesidades de estos pequeños de Dios  a quienes hemos convertido en nuestros hijos.

Ellos que con su lucha inspiradora por sobrevivir nos confirma la validez de nuestra opcion.

MISIONERAS LINK5

Vida comunitaria y oración constante, también nuestra ofrenda para que Cristo despierte en el corazón el deseo de vivir y sentir la pobreza del prójimo como propia, no una identificación intelectual sino solidaria, no pasiva, sino diligente y constante.

Es asumir una responsabilidad con estos hermanos, responsabilidad que esta sociedad ha dejado de lado, orientándose más bien a la satisfacción de las necesidades personales, aunque ello signifique pasar por encima de otro, o abusar de las posesiones y el poder mientras otros mueren en la carencia.

Vivimos sencillamente de lo que la gente dona, nos vestimos de habitó y la vida religiosa en comunidad es la familia  fraterna que Dios nos nos regala, la fuente de nuestro crecimiento espiritual. Somos pocos, pero tenemos la fe de que Dios hinchará corazones que latan al ritmo de esta su obra, y asi podamos dar consuelo a muchos más que aunque siguen en las calles, de seguro no se apartan  del pensamiento divino.

Si te sientes llamado al servicio y entrega total, si buscas la oportunidad para solidarizarte con tus hermanos pobres,  si quieres llenarte de trabajo vivificante, si quieres vivir la voluntad de Dios, comparte con nosotras este camino.

Escribenos al email:

hnamarlen@misionerascrc.com o corazonredentor@ice.co.cr